domingo, 29 de noviembre de 2015

Tu amigo el del banco



 La verdad es que es una lástima. Una auténtica lástima. Mucha gente de la que perdió dinero con las Preferentes confió en un trabajador de banca o de caja de ahorros que le aconsejó meter su dinero en ese producto financiero. Clientes de toda la vida siendo engañados por los empleados que se sentaban detrás de las mesas del Banco X. Sin embargo, ¿qué pasa cuando esa persona en la que confiastes era tu amigo?

 Yo ya no confío en nadie dentro de un banco. Sé que quieren mi dinero. No me importa si lo conozco de toda la vida, si es mi amigo, si es familia, si es mi padre... Me da igual. "Hasta yo te hecho mentiras, y soy tu padre", me dijo una vez mi padre. Hay que hacer caso a los padres. Yo he vivido alguna experiencia surrealista dentro de una sucursal bancaria.

  Recuerdo una vez que estando yo en la Universidad tuve una charla con el director de la sucursal. Yo tenía ahorrado el dinero trabajado ese verano en un almacén de frutas y hortalizas, lo cual era menos de 3 meses de sueldo de un trabajador medio español. Vamos, nada del otro mundo. Sin embargo, el banco tenía ganas de encasquetar préstamos y vieron una oportunidad para venderme un préstamo al consumo, "por si algún día necesitas un ordenador", me dijo el "señor". También creo que mencionó la posibilidad de comprar un coche mediante el préstamo. Yo no necesitaba nada y mostré una actitud reacia a endeudarme, mas no por tener yo una voluntad de hierro, sino porque no veía la necesidad. De hecho, podía haberme comprado el ordenador con el dinero que tenía ahorrado.

 Pero ese pequeño episodio del "préstamo innecesario" fue superado con creces por la oferta que me hizo un amigo (empleado de banco) una vez en la sucursal: quería venderme una casa de las que tenía el banco en stock. Esto no sorprendería a nadie si no fuera porque estaba en el paro en ese momento. "Hay casas desde 60.000€", me comentó. Alucinaba en mi interior. Desde ese día lo tuve 100% claro. Antes lo tenía claro al 90%, digamos. Supongo que la oferta de mi amigo tenía base, creo que sabía cómo podría pagar yo esa casa (y sí, había una forma, pensé luego), pero ofrecer casa a un parado era un acto inmoral; si no tengo ingreso, ¿para qué quieres que firme una hipoteca a 20 o 30 años? Va contra el más elemental principio financiero conocido.

 Gracias a las malas praxis bancarias y a este episodio de la casa, entendí la relación entre amistad y negocio bancario:

 1) Tu amigo es tu amigo fuera del banco, no dentro de él.

 2) Tu amigo el del banco trabaja para el banco, no para tí.

 3) A tu amigo le pagan para venderte productos, lo que al banco le interesa, no lo que a tí te interesa.

 4) Tu amigo seguramente aprecie mucho tu amistad, pero aprecia más no ser despedido.

 5) Trabajar para un banco significa a veces hacer y/o decir cosas cuestionables desde un punto de vista ético y moral.

 Al final, la relación con la persona que está atendiéndote en el banco se basa en que él te ofrece y tú rechazas. Si el banco te ofrece algo, entonces seguramente no te interese. A veces te ofrecen algo ventajoso para tí; suerte que tienes, pero es poca recompensa por dañar una relación de amistad, aunque no de forma definitiva si la gestionas bien. Una situación complicada, en todo caso, pues sigues siendo amigo de una persona que puede querer engañarte si vas a verle al trabajo.

 Bueno, supongo que esta entrada habrá servido a algunos de vosotros para concienciarse un poco más si cabe de que hay que ser desconfiado siempre que entramos en una sucursal bancaria.

 ¿Qué historias o consejos podéis vosotros compartir acerca de los bancos y la amistad?

10 comentarios:

  1. "Si el banco te ofrece algo, entonces seguramente no te interese"

    Esta frase se la repito constantemente a mis padres que no paran de bombardearlos con "grandes ofertas" que solo pretenden sacarles el poco dinero que tienen ahorrado.

    Tu post de hoy me recordó la lectura de un libro que leí hace ya bastantes años "¡Manos arriba! Esto es un banco" en el que se contaban unas cuantas historias como las que relatas.

    Un saludo !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario.

      Yo también les he dicho alguna vez a mis padres que cuidado con "los amigos del banco"; yo tengo uno, pero ellos tenían dos (el mío y otro que ya no trabaja en una caja de ahorros porque se jubiló).

      Ese libro, "¡Manos arriba! Esto es un banco" lo tengo que buscar.

      Ese saludo de vuelta.

      Eliminar
  2. Hola Dividendo rentable

    En las preferentes, como en todo, hay casos y casos, igual que en los bancos hay gente honrada y gentuza.

    Y voy a discrepar contigo y con la mayoría supongo, amistosamente claro.

    La historia de las preferentes es mucho más compleja que la de unos malvados banqueros con cuernos y rabo, y si alguien tiene la culpa no es el pringado de la oficina


    El problema de verdad lo generó el BCE, que obligó al Banco de España a que las preferentes, deuda subordinada y demás emisiones cotizaran en el secundario en 2007-2008. Antes de eso, las preferentes eran un producto para clientes vip que se liquidaban en el mercado interno del banco, y que tenían liquidez inmediata porque las gente se pegaba por ellas

    Si le sumas la crisis, que las cajas y bancos empezaron a ir mal por el estallido de la burbuja, y que la gente entró en pánico al ver cotizar sus preferentes por debajo de 100, tienes una bomba de relojería que nos llevó a un desastre para mucha gente

    Entonces, en 2006 si el empleado te decía que tenías liquidez, y tenías el dinero seguro, no te engañaba, porque era lo que había sucedido desde siempre hasta entonces

    Fíjate si era así, que muchos empleados y familiares se han arruinado con ellas, y muchos de ellos además fueron despedidos al cerrar las cajas (seguro que alguno piensa que lo tenían merecido, pues dentro de los miles de empleados, todos son unos estafadores??)

    Obviamente hay muchos casos en los que se han vendido a gente con mala praxis, sobretodo a partir de 2007 (las de bankia son las más flagrantes), pero no se puede meter todo en el mismo saco

    No trabajo en un banco, pero sí tengo amigos que lo hacen, y no entiendo que la sociedad los estigmatice de esa forma, es que acaso tiene culpa el técnico de gowex de que su empresa sea fuera una estafa? tiene culpa el empleado de abengoa de la bancarrota de la empresa?

    Dicho eso, amigos no hay ni en el banco ni en ninguna empresa, que lo que quieren es ganar dinero, o es que el fontanero o el mecánico es nuestro amigo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Finanzasmanía por tu explicación.

      Las acciones preferentes tienen sus riesgos y no son adecuadas para todos los públicos, al igual que las acciones ordinarias. Por eso, lo que realmente se puede criticar es vender algo "no apto", no tanto el producto en sí.

      Yo mismo estoy considerando en comprar acciones de Grifols B, y eso son preferentes.

      Los empleados de banca tienen mucha menos culpa que los jefes de zona, claro; a más rango dentro de la empresa, mayor responsabilidad respecto a lo que se intenta "encasquetar" a los clientes.

      Un saludo y gracias por discrepar. El pensamiento único lo dejamos para las dictaduras y la gente corta de miras.

      Eliminar
  3. En fin, de todo esto de las preferentes, Gowex, Abengoa,... se saca una conclusión: diversificar, porque a tan largo plazo como jugamos nosotros, seguro que pasarán cosas impensables. Quién nos asegura que no se incendie nuestra casa, Telefónica quiebre, nuetro broker sea un ladrón, nos suban los impuestos al 90%, o haya superinflación. Nada es seguro a 50 años vista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda alguna, M.I. Nada es seguro. Lo importante es diversificar en buenas empresas, lo demas vendrá solo: me refiero a los ingresos pasivos, alejando de paso muchos quebraderos de cabeza de nuestro camino. Saludos.

      Eliminar
  4. Hay que repetirse el mantra, El banco no es tu amigo.Buen post.
    www.independenciaycalidaddevida.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Me a gustado mucho los puntos tratados del "amigo banquero".
    Yo siempre digo que la gente va con una mentalidad equivocada al banco pensando que le hacen un favor, cuando es al contrario, tu les estas haciendo un favor al contratar un producto suyo.
    Y sobre las preferentes, presuntamente había comerciales que sabían lo que hacían y otros que eran unos mandatos.
    Andrés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Andrés por tu comentario. Tienes razón: somos nosotros los que les hacemos el favor. Saludos.

      Eliminar

¡Gracias por comentar!